Tirar del Hilo

Fates, Thread, Moiras, Strudwick

John Melhuis Strudwick, A Golden Thread. Tate Gallery via Artmagick.com

La semana pasada hablábamos de que, para hacer un capítulo dedicado a la vida cotidiana en los Seis Dedos, va a ser necesario extrapolar mucho de la novela, deducir patrones de lo que pueden ser casos aislados, y prestar atención a detalles que pueden parecer irrelevantes. El hecho de que hasta a las máscaras mayores se las trate de tú, por ejemplo (solo recuerdo un “usted”, al maestro Te-Cui), o que las buenas maneras mandan a situarse a la izquierda del interlocutor. Raramente se expresan estas cosas explícitamente, pero sirven para dar un aire de verosimilitud, de una cultura real. Para un libro de rol como este, es necesario “excavar” en la novela en busca de pistas de este tipo, y estirarlas todo lo posible. Pensar en causas y consecuencias, tirar del hilo, ver  a dónde puede llegar y cómo afecta a una cultura.

Por ejemplo, se nos dice que los montañeses y las bailarinas se cubren el cuerpo de aceite. ¿Es aceite de oliva? Entonces debe haber olivares, y un mercado importante en el transporte del aceite a las cumbres y las ciudades. ¿Dónde puede haber olivares? En Lamperuga, por ejemplo, la zona más fértil de los Seis Dedos. Pero, ¿quién trabaja en los olivares? ¿Armas rurales? ¿Mediarmas de las tierras bajas? ¿Mestizos? ¿Quién posee las tierras? ¿Cooperativas, los ferales, la gente león, terratenientes? ¿El aceite se prensa en el olivar, o hay un intermediario independiente?

¿Y si es aceite de cedro? Entonces se fabricará en la cara norte de las montañas, y el método de obtenerlo será totalmente distinto. ¿Aceite de palma? Importado de las zonas más cálidas y húmedas del Chan, o del Sursur. Y así sucesivamente.

Klazomene, Oil, Olive oil.

Busqué “oiled body”, pero esto lo pueden ver niños. Mejor una prensa de aceite, vía wikipedia.

Con este proceso (aunque no específicamente sobre el aceite) tengo escritas unas cuarenta y cinco páginas sobre los tres pueblos gorgotas, los pandalumes y los trocalumes. Los gorgotas no eran demasiado problema, pero los descendientes de Troco han dado once páginas a partir de media página de notas y un e-mail. Creo que no me he salido del guión y he conservado el espíritu de la novela y de los pandalumes y sus parientes nómadas. Creo que no he hecho más que extrapolar lo que sabemos a un modo de vida razonable dados los lugares donde están establecidos. Y espero haberlo logrado.

Pero hacer esto es correr un riesgo inmenso. Hay un punto en el que se añaden tantas cosas que la idea original se diluye, y estamos haciendo otra cosa, no ampliando lo que existía. Incluso así, al menos hay que tener el cuidado, por no decir la decencia, de respetar el espíritu de la obra. No se trata de no añadir nada que no estuviera ya, sino de no añadir nada que no pueda estar. Como meter fusiles de asalto en una película sobre la Edad Media.

Tengo en casa una novela de Conan, de cuando las editaba Martínez Roca con portadas de Ken Kelly y el lomo azul. No la escribió Robert E. Howard, eso está claro; se publicó en inglés en 1984, cuando Howard llevaba muerto sesenta y ocho años y no se podía defender. En esta novela de Conan hay un mago bueno (“blanco”, con esas palabras) que hace trucos e ilusiones sin sudar siquiera y sin sacrificar a nadie, magia basada en los cuatro elementos, ondinas, silfos, gnomos y salamandras, un demonio que habla como el malo de un culebrón, un hombre-pantera y una dimensión alternativa que acorta las distancias. Ah, y Conan es un héroe genérico que tiene la mentalidad de un occidental de los ochenta y renuncia alegremente a los beneficios de su actividad como ladrón y mercenario para luchar por “el bien”. Tal cual.

Conan, Jaws of Death, Ken Kelly

No digo nada y lo digo todo. Via http://www.kenkellyfantasyart.com/

 ¿Hay algo de eso, remotísimamente, en alguna de las obras originales de Howard? No. ¿Estaría bien la novela si el protagonista, en lugar de Conan, se llamara Paco? Me permito dudarlo, pero al menos no traicionaría el espíritu de un universo preexistente que está usando como base, como cuando cosen el logo de Nike en una prenda barata y de mala calidad (cuando no lo hace Nike misma, quiero decir).

¿A qué viene todo esto? Aparte de a despotricar sobre la novela en cuestión (el mismo autor ha hecho otras cuatro o cinco, que afortunadamente no he leído), me sirve de recordatorio de lo que no puedo, ni debo hacer. De que hay un punto en el que el hilo, de tanto como tiramos de él, se rompe, y lo que hacemos se parece a un niño de tres años intentando pintar el retrato de su madre con macarrones y barro. Lo habrá hecho con todo el cariño del mundo, pero se parece como un huevo a una castaña, y además está bastante mal hecho. De que hay que abrir mucho los ojos y vigilar para evitar caer en eso, y de que, si alguien lee el libro finalizado, y me lo tira a la cabeza por traicionar el espíritu de la novela, podría tener razón.

Afortunadamente, yo puedo comunicarme con el autor, preguntarle dudas, y comentarle qué le parece un giro determinado, ventaja que no tienen otros. Pero aún así, debo tener muchísimo cuidado con lo que hago.

La semana que viene, si les parece, hablaremos un poco de cómo han quedado los pandalumes.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

One response to “Tirar del Hilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: