La Caja de Herramientas

La semana pasada hablábamos de mantener el misterio: cómo es mejor dar ideas, sugerir, y ofrecer varias posibilidades e interpretaciones en lugar de establecer hechos firmes que vayan a limitar a directores y jugadores a la hora de desarrollar sus propias ideas para la partida. En pocas palabras, es mejor un marco que un manual de instrucciones.

Eso se aplica al trasfondo, pero también al sistema de reglas. Puede parecer una contradicción, pero creo que el mejor sistema de reglas es aquel en el que nada es seguro y todo está sujeto a cambios y modificaciones.

toolbox, toolkit

via wikimedia commons

Ahora están de moda los sistemas tipo “caja de herramientas” (toolkit que dicen los anglófonos): sistemas que no son, como los de los primeros juegos de rol, enormes monstruos cuidadosamente afinados con estadísticas complejas para que todo esté perfectamente equilibrado, sino conjuntos modulares de subsistemas que pueden quitarse, ponerse y modificarse más o menos a voluntad. ¿Quieres que tu partida sea de politiqueo e intriga? Aquí tienes el sistema de interacciones sociales. ¿No te interesa, y prefieres que sea de acción? En la página tal y cual tienes los sistemas de acción, o de magia, o lo que te interese. ¿Quieres añadir algo? Estas son las herramientas, experimenta.

Como ya he dicho alguna vez, porque soy muy pesado, Fate se caracteriza precisamente por eso. Con unos principios básicos muy sencillos (aspectos, proezas, habilidades, estrés) y la filosofía del “fractal” (cualquier cosa puede ser tratada como un personaje), el director de juego puede poner, quitar, modificar y alterar prácticamente a su gusto. Tanto es así que la página oficial de Fate lista nueve variantes, a las que habría que añadir la versión acelerada, que sustituye las habilidades por “aproximaciones”, y de la que ya hablaré en su momento.

A esto se suma el concepto de extras: subsistemas nuevos que se pueden crear específicamente para una partida, por ejemplo para la magia, o para naves espaciales, conflicto entre grandes grupos, gestión de recursos, o lo que sea. El sistema nos da las herramientas, y varios ejemplos, y nosotros podemos crear nuestro propio extra para encajar el sistema con nuestro universo. No voy a decir que con Fate se pueda hacer una partida sobre cualquier cosa y de cualquier estilo, pero está bastante cerca, si se le dedica el trabajo y el tiempo suficiente.

¿Cómo se traslada esto al juego de rol de Máscaras de Matar? De manera muy sencilla.

El mundo de los Seis Dedos es diverso y variado. Está habitado, sobre todo, por gente, no por estereotipos, o eso me gusta pensar. Como mencionaba en otra entrada, el aceite de las bailarinas tiene que venir de olivares que estén plantados en algún sitio, y esos olivares deben ser atendidos por alguien, que tendrá una familia, un lar, un terrateniente del que dependa… con esto quiero decir que no se trata de “aventureros” vagabundeando por ahí alegremente con espadas. Cosal, en la novela, es funcionario del Ras; Palo Vento es escriba. La novela, además, se desarrolla entre el verano y principios de otoño, cuando tradicionalmente hay poco trabajo en el campo, la estación de las campañas.

Así que, al menos en teoría, se puede hacer casi cualquier tipo de partida que se pueda concebir. Los ferales, eredales, lares y sociedades, los juramentos, deudas de sangre, venganzas y alianzas ancestrales dan un juego enorme para las partidas de intriga y politiqueo. La guerra, los duelos, los bandidos montañeses y los nómadas de las llanuras permiten hacer partidas de acción y combates constantes y letales. El mundo de las brujas, los santones y los cultos siniestros de Cabezas Muertas dan para partidas de terror casi lovecraftiano. El Alto Norte, el Bal Bartán y el Chan Mayor están abiertos para partidas de exploración en las que los personajes se adentran en lo desconocido, fuera de la civilización. Las máscaras permiten partidas con grandes saltos en el tiempo y el espacio en las que cambien los portadores, pero los cambujes permanezcan. Incluso se pueden hacer partidas a gran escala en las que se interprete a lares o eredales enteros en asuntos de alta política.

¿Cómo modelamos todo esto en un solo juego de rol? Con el fractal y la caja de herramientas.

Mi idea es ofrecer, en cada caso, múltiples posibilidades. Empezando por la lista de habilidades: si quieres una partida más centrada en la acción, puedes separar combate en esgrima, artes marciales y armas cuerpo a cuerpo; si la prefieres más política las consolidas, pero divides liderazgo entre persuasión, carisma, engaño y diplomacia. Y así sucesivamente. Diferentes opciones para la asignación de aspectos, diferentes posibilidades en cuanto a recursos, estrés físico, mental, social, y económico, opciones para jugar con máscaras o con ferales enteros. El director solo tiene que escoger cómo quiere que sea su partida, seleccionar los sistemas que quiere, posiblemente afinarlos un poco, y a correr.

Al ser, además, un sistema bastante sencillo, que como he dicho se basa en un par de conceptos elementales y poco más, ni siquiera hará falta un libro demasiado grande. Aunque aún no he empezado con la sección de reglas, me he propuesto que no pase de cincuenta páginas, y si puede ser que se quede en veinte o treinta. Queda por ver si lo conseguiré.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: