Máscaras de Sanar

Hombre lobo mediarma

Hombre lobo mediarma

El mundo de los Seis Dedos es violento y peligroso, poblado de salvajes guerreros, matones armados y fieras carnívoras. Manamaragas, lanzáis copa, talafuratas, cazadores de cabezas y algunas brujas y santones hacen de matar su profesión y su razón de ser. Pero, ¿qué hay de la otra cara de la moneda? ¿Qué hay de quienes dan la vida en lugar de quitarla?

Hoy hablaremos de los sanadores.

Sus apariciones en la novela son escasas, casi de refilón, pero están presentes, y son indudablemente parte fundamental en una sociedad como la de los gorgotas, en la que es de suponer que las heridas por arma blanca no son precisamente raras. A esto hay que añadir, desde luego, todos los problemas de una sociedad preindustrial: infecciones, enfermedades contagiadas por mosquitos u otros animales o por simple falta de higiene…

Así pues, ¿quiénes son los sanadores? A través de la amante del Elegido sabemos que son una profesión: hay personas que se identifican como sanadores y dedican su vida a esta labor, al menos entre los gorgotas. Es más, están protegidos por las vedas, lo que los hace inviolables. No se los puede maltratar ni ofender, y hay que respetarlos en todo momento, un testimonio de la importancia que tiene su labor en la sociedad de los Seis Dedos. Son tan inviolables como los santuarios, lo que nos lleva a otra pregunta.

Sadhu, Kathmandu

photo by Gentl&Hyers

¿Son culteros los sacerdotes? La respuesta parece ser “no necesariamente”. Arbar, la diosa del rayo y el trueno, es también diosa de la sanación, y en el atrio de su templo en Minacota vemos a sus santones curando a los enfermos. Pero no se menciona en ningún momento que la amante del Elegido sea una sacerdotisa, y de hecho no hay mención explícita a mujeres santón en el libro. Eso no quiere decir que no existan, pero sí que no debemos asumir inmediatamente dicha existencia. Por otro lado, hay que tener en cuenta que esta sanadora peregrinaba de santuario en santuario, quizá para aprender sus secretos; pero es verdad que los santuarios, en general, son depósitos de conocimiento, y el propio Corocota pasa tiempo meditando en uno de las Tierras Altas sin que a nadie se le ocurra decir que es un santón. Es perfectamente posible que existan sanadores profesionales, y que en paralelo los santones de Arbar se dediquen también a esta labor.

Por tanto, ¿es una profesión exclusiva? Evidentemente no. No solo la practican sanadores independientes y santones de Arbar, sino que, durante la guerra en las llanuras, se nos informa que las lanzáis copa tienen entre sus misiones la de atender a los heridos después de la batalla, algo que también vemos hacer a las brujas de las Tierras Altas. Es más, en los ejércitos que marchan al este vemos que hay “cirujanos”, que pueden ser distintos de los sanadores, o meramente una especialización de los mismos. Con todo, es probable que brujas, lanzáis copa y cirujanos no puedan ofrecer los mismos servicios que un sanador propiamente dicho. Quizá su conocimiento se limita a dar primeros auxilios y cuidados de emergencia en el campo de batalla, a amputar algún miembro, cauterizar una herida y hacer un torniquete, de forma que para un tratamiento más complejo se envíe al paciente a un sanador.

via Wikimedia Commons

¿Cuáles son las técnicas de esos sanadores? En el templo de Arbar los vemos usar “pócimas, agujas y pases de las manos”, lo que sugiere una aproximación ritualista a su labor, algo que no sorprende teniendo en cuenta que hablamos de santones. Pero es probable que incluso los sanadores independientes usen técnicas similares, heredadas de boca en boca a lo largo de generaciones, según principios arcanos de anatomía esotérica, que les lleven a colocar agujas y amuletos en meridianos de energía y puntos de confluencia, mientras administran pociones y brebajes elaborados con plantas medicinales cuyo conocimiento les está reservados a ellos. Quizá por eso están vedados, aparte de por su labor social, pues en una sociedad oral, la muerte de un maestro supone la pérdida de gran parte de sus conocimientos.

Todo esto, desde luego, se aplica a los sanadores gorgotas. De los momgargas no sabemos nada, aunque es probable que las técnicas y el estatus social sean similares.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: