Viejos Distingos

Hablando hace poco con una de las personas que va a participar en la antología de relatos de Máscaras de Matar (¡difundan!) mencionábamos una situación hipotética en la que un cazador de cabezas podría tener ciertos problemas de jurisdicción, lo que me llevó a pensar que este es un aspecto muy importante de la ambientación que a menudo nos pasa desapercibido, o al que no damos la importancia debida.

En la novela, Corocota, el cazador de cabezas, menciona que en el barrio pandalume de Parautapedra, por “viejos distingos”, rigen las leyes de éstos, y no las de los armas. Lo mismo pasará, presumiblemente, en los barrios gorgotas de Gaiola, Erruza, Confluga o cualquier otra de las ciudades del Chan y sus alrededores. Es decir, no debemos olvidar que cada pueblo tiene sus leyes y sus normas, y que lo que es válido en un lugar no lo es en otro.

Friqui-miqui

Pero hay que ir más allá, porque las jurisdicciones no son adyacentes, sino que se solapan. Es decir, los cazadores de cabezas son el brazo armado y justiciero del Ras, sí, pero Tuga Tursa, por ejemplo, es una bruja mestiza. Aunque asimilada a la cultura gorgota (es una bruja, lleva máscara…) técnicamente no es arma, y sin embargo los Cuatro han enviado a Corocota a por ella. Del mismo modo, Corocota advierte a sus informadores pandalumes (no doy más detalles por si alguien se quiere leer la novela) que no jueguen con él, porque interponerse en el camino de un cazador de cabezas tiene consecuencias, seas quien seas.

Por tanto, pese a tener distritos aislados, en los que los gorgotas no entran, ni siquiera los cazadores de cabezas, los pandalumes no son inmunes a sus atenciones. Lo mismo ocurrirá, seguramente, con los alguaciles de Minacota, al servicio de las máscaras mayores de la ciudad, y que sin embargo son en su mayoría mestizos y momgargas exiliados. Estos momgargas, al servicio de los armas, tienen toda la autoridad que sea necesaria sobre los pandalumes, como mínimo fuera de Parautapedra, y quizá también dentro. Lo vemos en la algarada en la isla del Orói Marfil, donde los alguaciles acuden a poner orden en un enfrentamiento entre montañeses y pandalumes, al que se han sumado armas y otros.

Las jurisdicciones se mezclan, se confunden y se entrelazan, entretejidas por la costumbre, los lazos de clientelas, dependencias y juramentos, la simple proximidad geográfica, la práctica y la ley no escrita. Y a veces, ese tejido puede ser más bien una maraña imposible de desentrañar. Pongamos un caso extremo.

Boceto Cazador de Cabezas

Digamos que un rompevedas ataca a un hombre-león de cierta posición en medio del puente de Parautapedra. ¿De quién es la jurisdicción? ¿De los alguaciles de Minacota? ¿De las lais de Parautapedra? ¿De la gente-león, como agredida? ¿De los cazadores de cabezas, que deben estar buscando al rompevedas?

Conociendo a los gorgotas, probablemente primero se encargarían de solucionar el problema y luego se sentarían a discutir a quién le corresponden los despojos, pero el ejercicio es claro: hay que tener en cuenta todas esas distinciones tradicionales, que dan forma y color a las interacciones entre personajes en el mundo de Máscaras de Matar.

¿Cómo trasladamos eso a una partida de rol? Hay muchas maneras. La más obvia es ceñirnos al libro, o a este ejemplo extremo. A los momgargas no se les permite acceder a los parapetos que rodean la ciudadela de Minacota, y solo pueden entrar en Resegra con salvoconducto; a los armas se les anima sutilmente a no entrar en Parautapedra; un choque en los límites de dos jurisdicciones terminará en discusiones sobre derechos y deberes. Son pequeños detalles que, aunque no vayan a condicionar toda la partida, nos ayudarán a meternos en el complejo mundo de los Seis Dedos.

Apocalypto_009

 

Pero hay otras. Este tipo de ideas se pueden extender mucho más allá. Por ejemplo, ¿tienen autoridad los alguaciles de Minacota sobre un barco amarrado en su puerto fluvial, o éste solo obedece a las tradiciones de su lugar de origen, sea el que sea? Supongamos que hay una cantera de piedra, o un bosque, entre un caserío mediarma y una aldea arma, ¿a quién corresponde su uso y explotación? Lo más seguro es que, como ocurría en la Edad Media en el mundo real, existan pactos y antiguos privilegios que otorguen a unos el uso de ciertos recursos y a otros, los demás (en el caso del bosque, la recogida de leña y la caza, por ejemplo); o que haya usos rotatorios o comunales. Los Pilares de la Tierra es una buena referencia sobre esto, si no queremos irnos a fuentes más académicas.

Ahí mismo tenemos el origen de una historia que puede dar lugar a una campaña. Digamos que alguien descubre, y se pone, una antigua máscara que considera bajo su protección un determinado territorio, en el que, casualmente, se ha instalado un lar pandalume durante el tiempo que la máscara ha estado inactiva. Además, puede que en ese territorio haya un santuario totalmente independiente, que puede, o no, haber llegado a algún acuerdo con los pandalumes. Y quizá la máscara recién despertada tiene antiguos lazos con sociedades guerreras o máscaras gorgotas de los alrededores que los obligan a acudir en su ayuda y apoyar su reclamación, incluso a pesar de tener buenas relaciones, incluso económicas, con el lar pandalume. Al mismo tiempo, algunas de esas sociedades pueden tener lazos rituales con el santuario.

De pronto tenemos al menos a tres facciones reclamando el mismo territorio, y una gran cantidad de grupos secundarios con relaciones imposibles de renunciar con al menos dos de los implicados, y puede que con los tres. Todos tienen parte de razón y parte de derecho, pero simplemente compartir el territorio es imposible. ¿Qué hacemos?

Eso habrá que resolverlo jugando.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: