La Familia en los Seis Dedos

No, no vamos a hablar de la mafia.

Un aspecto curioso de Máscaras de Matar es que, a pesar de la importancia que tiene la pertenencia a uno u otro linaje, sea feral, eredal, o lar, apenas hay menciones a la familia nuclear. Desde luego, las hay al hecho puramente biológico: padres, madres, hijos, hermanos y medio hermanos. Pero el constructo social del matrimonio nunca aparece por nombre, al menos directamente. Veamos a qué se puede deber.

Empecemos con las fuentes. En Máscaras de Matar tenemos varias menciones indirectas a relaciones de pareja: Corocota menciona que buscaba ser “algo más” que el amante de Togtatau (¡un arma y una pandalume, para empezar!); de Aorcabuéis se dice que no tiene “amigos ni mujer”; del hombre cuervo y la mujer urraca presentes en la cena de la Sapor Roja en Gaiola se dice que son “pareja”. Sin embargo, nunca se menciona la palabra matrimonio, ni se hace referencia alguna a una ceremonia formal, y quitando a estos últimos, nadie aparece nunca en compañía de “su mujer” ni “su marido”, ni siquiera en contextos sociales. Mascor Masade va acompañado de su escriba y su portaespada, y nada más; ninguno de los protagonistas parece tener mujer, y el Jato Malaváia, que los recibe en su casa, los atiende en solitario.

¿A qué puede deberse todo esto?

Apocalypto_009

Por un lado está, desde luego, la economía narrativa. Máscaras de Matar es una novela relativamente corta, y lo que no hace falta mencionar no se menciona, y punto. Pero si penetramos más en el mundo de la novela podemos empezar a ver un patrón, algunos rasgos que, comparados con lo que sabemos tanto de las sociedades de los Seis Dedos como de culturas reales nos pueden ayudar a entender el sistema.

Sabemos que, entre los gorgotas, los hijos varones van al feral, eredal o sociedad del padre, y las hembras al de la madre. Parece muy probable que entre los pandalumes la descendencia sea matrilineal, es decir, cualquier hijo de una mujer pandalume es pandalume. Esto nos da dos situaciones muy diferentes. Por un lado, para los gorgotas es necesario saber quién es el padre de la criatura, para enviarlo con su gente si es varón; por otro, a los pandalumes no les puede importar menos, excepto para forjar alguna alianza (al fin y al cabo, sigue siendo parentela).

Si nos fijamos en los gorgotas, esto quiere decir que probablemente los hermanos se críen en entornos diferentes, los varones visitando la casa del feral del padre y las hembras la de la madre. Esto supone una cierta desestructuración de la familia respecto al modelo occidental tradicional; más que un matrimonio con hijos, hay varias personas con relaciones de distintos tipos entre sí (sentimentales, filiales…) y a su vez relaciones de sangre con los respectivos ferales.

Por otro lado, sabemos que la actitud gorgota hacia la sexualidad es mucho menos conservadora de lo que solemos atribuir a sociedades antiguas. Corocota le hace una proposición velada a la lanzái copa Acitacil nada más verla; Qum Moga le ofrece literalmente sus favores como parte de un pacto; la mujer tarántula de las Tierras Altas le hace también una propuesta envenenada (vaya con Corocota, las tiene locas); Cosal tiene un encuentro con Ocalid en Rau Branca; y desde luego el mismo concepto de las altacopas implica este tipo de cosas.

Daniel Puerta, Mujer Araña

Moreno, ¿vas a algún sitio?

Esto significa una actitud bastante abierta, que no tiene por qué estar confinada a las altacopas y brujas (véase la mujer araña, de nuevo). Incluso se puede intuir que, aunque hay parejas estables, como el cuervo y la urraca, este no es necesariamente el caso más común; quizá lo de Corocota con Togtatau era algo esporádico, y ella se echó atrás cuando él quiso hacerlo formal o exclusivo.

Sabemos también que existen harenes y concubinas, pero como se trata más bien de situaciones de esclavitud, no los vamos a tratar aquí.

¿A dónde nos lleva todo esto? Resumamos. Tenemos una sociedad con un Estado muy débil, bastante abierta en cuanto a las relaciones sexuales, pero en la que es necesario conocer la paternidad de los hijos. Una sociedad que se basa mucho en la palabra dada y el juramento, y en la que las relaciones más comunes parecen ser informales, pero pueden dar el salto hacia una especie de formalidad tácita, que sin embargo nunca se expresa directamente como matrimonio.

Ogro, Tavarusa, Máscaras de Matar

Ahí donde los ven, no están casados.

Tenemos, en pocas palabras, lo que se llama matrimonios por cohabitación. La validación del matrimonio no la da ninguna autoridad superior, ni el Estado, ni un templo, sino el reconocimiento por parte de la comunidad de que la pareja forma una unidad estable, y el hecho de que ellos se presenten como tales. En el mundo real ha sido una forma muy común hasta prácticamente el siglo XVI en Europa, y últimamente se ha vuelto a practicar sin que la gente sea consciente de que no es nada nuevo. En el mundo de los Seis Dedos, habrá quien quiera reforzar el vínculo con un juramento o con testigos, pero probablemente no se trate de un “rito de matrimonio” pero se, sino de un voto más de los que los gorgotas toman normalmente.

Esto puede parecer algo poco importante, pero es uno más de esos rasgos culturales que sirven para dar sabor y un tono propio al mundo de Máscaras de Matar. Esta es una sociedad en la que el “estado civil” no solo no existe como tal, sino que es más bien un asunto personal, alianzas familiares aparte, y en realidad difícil de distinguir de la relación que alguien pueda tener con sus juramentados o los miembros de una sociedad guerrera, excepto por el componente físico. Al reflejar esto en las partidas, nos alejamos del esquema mental básico de “Europa medieval fantástica” que he mencionado ya alguna vez, y nos sumergimos totalmente en los Seis Dedos.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

2 responses to “La Familia en los Seis Dedos

  • Gica

    Si se menciona en la novela que el rey-brujo Pogar viaja con sus dos “mujeres” o “esposas”. Llegué a la misma conclusión más o menos que tú, pero pensé que igual los gargales si tenían un ritual más establecido, que quizá los otros pueblos gorgotas no habían mantenido.

  • enriquecasv

    ¡Gracias por comentar! No me acordaba de las esposas de Pogar, pero tiendo a considerarlas más concubinas que esposas. Concretamente de Etinnú se dice que fue criada como esclava de cama en Corgo (o Tres Cortes, no recuerdo), por lo que asumo que fue comprada. Aún así está claro que Pogar siente algo hacia ella, con lo que puede que la considere algo más que una esclava. De Ramcrin se sabe menos, excepto su origen ancavele, así que puede muy bien haber sido un matrimonio de conveniencia en las llanuras.

    Pero como dices, es perfectamente posible que exista una ceremonia gargal más compleja (algo como la confarreatio romana) que haya caído más o menos en desuso entre los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: