Inspiraciones Históricas I

Uno de los detalles más llamativos de Máscaras de Matar es que es muy difícil asignarle una “cultura modelo”. Es bien sabido (en TVTropes lo llaman “Fantasy Counterpart Culture”, algo así como “Cultura que es una Contrapartida Fantástica”) que en casi todas las obras de fantasía las distintas civilizaciones que aparecen están basadas, mal que bien, en una o dos culturas reales, o al menos en su versión simplificada que conoce todo el mundo. Basta con mostrar un par de rasgos salientes, usar nombres que suenen similares, y listo.

Esto es útil, primero porque a los autores nos ayuda (digo nos porque a mi me pasa en mis propios proyectos) a resolver las cosas de manera sencilla y a no tener que trabajar tanto. Siempre es útil cuando la mente del lector puede rellenar los detalles a través de algunas pinceladas, y nos permite tener referencias a mano cuando necesitamos algo. Por ejemplo, si yo baso una cultura en la Atenas clásica y tengo que hablar sobre su sistema político, solo tengo que mirarlo. Luego puedo cambiar lo que quiera, pero ya tengo una base sobre la que trabajar. De lo contrario tendría que inventar un sistema político desde cero.

Para los lectores también es una ayuda, por eso mismo. Si yo identifico de entrada que los Fremen de Dune están basados en los beduinos, ya me puedo hacer una imagen mental rápida, y completar de mi propia cosecha donde falten detalles. Frank Herbert no tiene que describirme el interior de un Sietch, porque ya me lo imagino yo con sus alfombras y sus mesas bajas. En el caso de un juego de rol esto es especialmente útil, porque el lector va a tener que “caminar solo”. En medio de una partida te puede surgir la necesidad de hacer una escena, pongamos, en el equivalente gorgota a un juicio, o en un templo, o una oficina del gobierno. ¿Cómo lo haces? Si tienes una cultura de referencia en mente, te lo puedes mirar en Internet un par de días antes de la partida y solucionado.

De Neuville, The Huns at the Battle of Chalons, via Wikimedia Commons

De Neuville, The Huns at the Battle of Chalons, via Wikimedia Commons

Pero Máscaras de Matar no funciona así, y eso es una de sus grandes ventajas como ambientación, y sus grandes dificultades como juego de rol.

¿En qué cultura se basan los pueblos de Máscaras de Matar? Buena pregunta. Si nos damos una vuelta por las reseñas que surgieron en su momento, vemos toda clase de opiniones. A mucha gente le recuerda a las culturas de la América precolombina, con sus plumas, sus pinturas, sus máscaras de mosaico y su gente medio desnuda. A mi siempre se me ha dado un aire a las culturas del norte de la India, regiones montañosas con arquitectura excavada en la roca, también con poca ropa y pinturas corporales, con ascetas como los santones… otros te pueden decir que las falcatas apuntan claramente a una influencia ibera, que la caza de cabezas y las pinturas también pueden ser celtas, que las altacopas recuerdan a las geishas…

y pintarrajeados

Estos cuelan en Cabezas Muertas perfectamente

Como digo, es una de las ventajas de Máscaras de Matar. La cultura gorgota y la pandalume (lo poco que vemos de ella), y en menor medida las otras, no están inspiradas directamente en una cultura humana, sino en una amalgama de rasgos culturales muy distintos, mezclados con ideas propias de León Arsenal, generalmente en torno a uno o dos letimotivs (máscaras, deber y juramento en el caso de los gorgotas, chan e curmáns en el de los pandalumes). Eso significa que no tenemos elementos rápidos de referencia, pero también que, en nuestra partida, podemos buscar inspiración en todas esas fuentes para completar y redondear nuestra ambientación.

Tengan en cuenta que no estoy afirmando que todas esas culturas hayan servido de inspiración directa. No lo sé, y la verdad es que no tiene demasiada relevancia. Aquí hablamos desde la perspectiva del lector y el director de juego o jugador, es decir, no desde lo que se emite, sino desde lo que se recibe. Se perciben determinadas similitudes que cada uno interpreta a su modo, y esto nos dará, no solo la opción ya comentada de redondear la ambientación, sino la de “hacerla nuestra”, interpretarla en nuestros términos, una perspectiva que será necesariamente distinta a la de otro grupo.

Como siempre, se trata de poner solo lo que puede estar, no aquello que contradice directamente la ambientación. Pero puede hacerse, y a partir de la próxima semana lo iremos viendo a través de una serie en la que exploraremos posibles culturas que usar como inspiración para Máscaras de Matar. El jueves comenzamos con los iberos: estén atentos.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: