Archivo mensual: febrero 2016

Una Disculpa, y una Primicia

El punto primero del orden del día de la entrada de hoy es una disculpa. Han pasado tres semanas sin actualizaciones en el blog, como dije en Facebook causadas por un problema de horarios que me ha venido de improviso y que espero poder solucionar pronto (adaptándome, por cambiar no se puede cambiar hasta junio). Debería haber puesto algo, pero no me ha sido posible, de manera que, de nuevo, una disculpa. A partir de ahora intentaré llevar un ritmo lo más regular que se pueda.

Y para compensar por lo abandonados que los tengo, hoy vamos a ver una primicia del texto casi definitivo del libro: la descripción de Lagoa, ese misterioso territorio, entre el Alto Norte y el Urante, donde habitan los lagoáns, parientes de los pandalumes cuya mano se deja sentir en los asuntos de los armas en territorios tan lejanos como Gaiola y Rau Branca.

No he visitado personalmente Lagoa, pero de ella se habla entre susurros en posadas y albergues de todo el Alto Norte y de Aspoulas. El hogar de los lagoáns, una rama de los pandalumes, es un lugar misterioso y embrujado, que los demás pueblos prefieren evitar a no ser que no les quede más remedio.

Me han hablado de las marismas gélidas, de los lagos estancados cubiertos de nenúfares, y de los ríos cortos y profundos en los que nadan serpientes gigantescas y dragones apenas entrevistos entre la niebla que se alza entre las cañas y los sauces. En primavera y otoño, con las lluvias y el deshielo, crecen las aguas y los pocos caminos que hay desaparecen, anegados.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si el frío y la humedad no calan los huesos del forastero, sin duda lo hará el miedo. La tierra es un barrizal que se hunde bajo los pies y atrapa las ruedas de los carros y las patas de los animales. Dicen que las brumas son tan espesas que el viajero apenas puede ver su camino más allá de unos metros, hasta que de pronto se encuentra con un monolito ensangrentado y pintado con glasto, o con una canoa llena de guerreros silenciosos de color azul y blanco.

Aquí se encuentra, rodeado de alisos y sauces, el Lago Amarelo, hogar de la infame hermandad de las brujas Mandemo, cuyo símbolo, la mano roja, siembra el terror tan lejos como el Chan.

tumblr_njx37wbqlh1saph2jo1_500

Eso es todo por ahora. En la próxima entrada exploraremos la relación entre herrería, magia y realeza en los Seis Dedos y en el mundo real.

Anuncios

El Oráculo de Ruq Ulea

En la fortaleza de Ruq Ulea, allá donde los caminos del Carauce atraviesan los pasos entre las sierras Culebra y Cerrada y los humedales de Biga para desembocar en el Chan Menor, existe un antiguo oráculo guardado por una hermandad de santones, que además se encargan de proteger a los viajeros contra las depredaciones de los bandidos.

immortals_2915

Ningún potentado de las montañas baja jamás a hacer la guerra en los llanos sin pasar antes por Ruq Ulea, lugar estratégico donde pueden reunirse las tropas con espacio de sobra para los campamentos y las fortificaciones, y agua y forraje para su abastecimiento. Pero lo más importante es, sin duda, el oráculo. Está situado en un peñasco en medio del llano, como arrojado allí por un gigante desde las sierras, y por sus angostos caminos suben los señores de la guerra gorgotas con sus cortejos: alhajas de oro y bronce relumbrando al sol, hierros repicando en el cuero lacado de las vainas, tambores, bramaderas y trompetas, brujas danzando a su son y llevando el ritmo con las lanzas entre aullidos ululantes, santones de Bas Camul y de Ejaune evolucionando con las armas rituales en alto, máscaras menores precediendo a cuerdas de concubinas desnudas y enjoyadas y víctimas sacrificiales drogadas, bueyes engualdrapados con los cuernos bañados en oro que mugen bajo las puyas de los arrieros, estandartes rojos con los sellos dorados de la guerra flameando al viento…

sellodearbitraje_zps37464eca

Y en lo alto del santuario se detienen para presentar sus respetos ante los santones, que los reciben con una mezcla de humildad y arrogancia para llevarlos ante el oráculo: siete piedras erguidas y perforadas, a las que el azote del viento en las cumbres arranca sonidos musicales que un santón en trance, sentado con las piernas cruzadas en una estera, interpreta entre balbuceos. De los labios del santón oyen los potentados del Carauce nuevas del futuro que les espera en el Chan… y de ellos oímos nosotros ahora el estado del proyecto.

Máscaras de Matar, Bruja, Pandalume

Aunque últimamente haya pocas publicaciones sobre el avance del libro, es simplemente porque es trabajo “rutinario”. Se han estado retocando algunas reglas con ayuda de la gente de Ediciones Epicismo, que saben muy bien lo que hacen y aportan a la vez experiencia en esto, y capacidad para los números, de manera que se han podido arreglar algunos desaguisados producto de mi total inutilidad para las matemáticas. Pero lo importante es que ya están cerradas casi todas las cuestiones que había que cerrar, y solo queda darle algunos retoques.

dibujo 3

Esto no quiere decir que el libro vaya a salir ya. Todavía queda cierto trabajo, hay que reescribir algunas cosas, retocar unas pocas, reordenar los capítulos, y encargarse del aspecto gráfico, que está empezado pero no terminado. Pero el oráculo de Ruq Ulea les transmite que la cosa marcha, y se ha andado ya un buen trecho. Todavía nos queda algo de recorrido para librar del asedio a Ornija, pero ya estamos en Ruq Ulea y las tropas se reúnen bajo los estandartes rojos y dorados.

Ahora solo hay que tener un poco de paciencia.