Tierras Lejanas

La semana pasada hablamos de la extensión física de los Seis Dedos y los territorios circundantes, incluyendo el Chan y el Alto Norte. Vimos que hay unos mil kilómetros desde la Sierra Culebra hasta el Lago Qom Lombo,con un área algo mayor que Kazajstán, mientras que los Seis Dedos propiamente dichos, es decir, el Carauce y las sierras circundantes, tienen una superficie ligeramente superior a la de Polonia.

fb7f0d2815d38ddca6b40bba4fe7604b

Esas son las tierras que conocemos del mundo de los Seis Dedos. Los valles escarpados y los riscos del Carauce y las Tierras Altas, el fértil Valle del Magaz, los humedales de Biga, los pinares sombríos y peligrosos de Cabezas Muertas, repletos de salvajes y caníbales, los desiertos, estepas y praderas herbosas del Chan Menor y el Mayor, los bosques perennes del Alto Norte, la meseta barrida por el viento de Aspoulas, y los pantanos envueltos en bruma de Lagoa. Conocemos bien sus santuarios y sus ciudades, los pueblos que las habitan, sus culturas y sus guerras. Pero, ¿es eso todo? ¿Qué hay más allá?

Vemos solo una parte muy pequeña del mundo de los Seis Dedos. Sin ir más lejos, apenas conocemos nada del Chan Mayor, más allá de la Sierra Ongada. Suponemos que es similar al Menor, una vasta extensión desolada de estepas y desiertos, pero son solo suposiciones. Quizá es más árido que el menor, quizá más húmedo. Sabemos que existen grandes ciudades, como Corgo y Tres Cortes, regidas por pandalumes con el título de rei, y cuya riqueza es legendaria;por tanto, no puede ser una región pobre, o al menos debe estar cruzada por ricas rutas comerciales. Quizá esas rutas conectan el Chan Menor con el Urante, otra región de la que apenas se sabe nada.

bazaar

Edwin Lord Weeks, via Wikimedia Commons

En la novela vemos pocas cosas del Urante, y casi todas de segunda mano. Se nos dice que sus habitantes montan caballos con gualdrapas recargadas, y que crían elefantes de guerra peludos con cuatro colmillos; también que al norte del Urante viven los nómadas calisefom. Sabemos también que es una región minera, de cuyos cerros se extrae el oro que luego fluye hacia el Chan y los Seis Dedos. Y muy poco más.

Existen otras regiones inexploradas en la novela. ¿Qué sabemos de Yribse Magul, aparte del nombre y su situación aproximada? ¿Qué sabemos del Sursur, excepto que en él hay numerosas cortes, una corriente filosófica llamada de los mundanos, y artesanos capaces de fabricar autómatas? ¿Qué sabemos en realidad del Bal Bartán, excepto que en él hay algunos principados mediarmas, y probablemente pueblos momgargas enteros de los que no hemos oído hablar?

Todo esto es solo hablando de las regiones cercanas, los bordes del mapa y más allá, pero hay mucho más. El mundo de los Seis Dedos es potencialmente tan grande como la Tierra, o cualquier otro, y no deberíamos dejarnos limitar por el mapa. Por supuesto, si nos vamos demasiado lejos ya no estamos hablando de Máscaras de Matar, sino de algo totalmente inventado, pero podemos jugar con las tierras lejanas y los países desconocidos.

Minacota, por ejemplo, es un crisol de pueblos a la que llegan gentes de todas partes. En algunas escenas de la novela en las que Corocota busca información sobre Tuga Tursa nos encontramos con personajes extraños, mencionados como de pasada, llegados de tierras lejanas. ¿Quién nos dice que no puede estar ahí la semilla de una aventura? A lo mejor no es necesario salir del mapa; quizá los extranjeros hayan traído sus propios problemas a los Seis Dedos, como hacen el maestro Te-Cui y su discípulo.

O quizás sí hay que salir, y se puede explorar el mundo más allá del Bal Bartán y el Riorrío. ¿Quién sabe qué hay al otro lado de las montañas, o en qué mar desemboca la corriente que separa los Seis Dedos del Sursur? ¿Quién sabe qué razas y pueblos o qué criaturas habitarán esas regiones desconocidas? ¿Qué monstruos y qué demonios poblarán las montañas de las que proceden Tavarusa y Trapaieiro Porcaián?

El mundo es enorme, y no importa cuánto sepamos de los Seis Dedos y sus habitantes, siempre hay más, siempre hay un nuevo misterio que explorar. En las partidas no deberíamos perder nunca esa idea. Sorprende a los jugadores, déjales entrever que hay mucho que desconocen, y llévalos a atisbar culturas exóticas y lugares ignotos. Ese es gran parte del atractivo de Máscaras de Matar.

Anuncios

Acerca de enriquecasv

En mis blogs encontrarás relatos de fantasía, ciencia ficción y terror, juegos de rol, y ambientaciones completas, en español y en inglés. You can find in my blogs science fiction, fantasy and horror stories, role playing games and whole settings in Spanish and English. Ver todas las entradas de enriquecasv

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: