Archivo de la etiqueta: arte

Vista Previa: El Carauce

Esta semana les traigo una vista previa del apartado gráfico del libro de rol de Máscaras de Matar. Como saben, aunque habrá ilustraciones de manos de otros artistas, Daniel Puerta se está encargando de la mayor parte del trabajo. Y entre otras cosas, nos ha hecho un par de mapas bastante espectaculares que seguro que les van a encantar.

Como a veces hablamos en el blog de lugares como el Carauce, Yribse Magul o Escarpa Umea, se me ha ocurrido dejarles ver una parte de uno de esos mapas, la que cubre el interior del Carauce y hacia las Tierras Altas. Observen como Daniel se ha encargado de que cada ciudad o fortaleza sea diferente de las demás, y todas tienen su propio carácter, y a la vez elementos comunes, basados en la iconografía de los códices aztecas. Por ejemplo, Escarpa Umea, la fortaleza de las altacopas, tiene un remate que recuerda a los tocados de las lais, mientras que Resegra, la ciudad sagrada, está rematada por dos templetes, y Yunquera, sede de la gente león, tiene dos poderosas torres fortificadas. Todas las demás ciudades del mapa, desde las más importantes como Minacota, Pagoa y Tres Cortes hasta las secundiarias como Caldas, Ongún e Yribse Magul, han recibido el mismo tratamiento.

Atención también a la tipografía, que está basada en los alfabetos tartesios e iberos de la península pre romana.

Les dejo con el mapa:

mdm_mapa_2_parte

Y aquí, para que comparen, un mapa de Tenochtitlan extraído de la Praeclara Ferdinādi Cortesii de noua maris oceani Hyspania narratio (1524). No es azteca, pero la representación de los templos en lo que hoy es el Zócalo sirvió a Daniel como inspiración, junto con los códices mexicas.

tenochtitlan

Esperamos que les guste esta vista previa del mapa. Otro día les cuento otras inspiraciones que ha utilizado Daniel para el arte, ya que de las mías para el texto les he hablado antes.


Personajes Modelo (IV): El Arte de Daniel Puerta

Estoy exprimiendo el tema a todo lo que da, ¿eh?

Seguimos hablando de personajes modelo, pero esta vez va a haber poco texto. En su lugar, les dejo con las fantásticas ilustraciones que Daniel Puerta nos está preparando para el libro, basándose tanto en personajes de la novela como en algunos personajes nuevos.

Ahí donde las ven, estas pedazo de ilustraciones son todavía “work in progress”, es decir, están sin terminar. Si ya están así sin terminar, imagínense cuando Daniel termine de darles los últimos retoques.

No hablo más. Les dejo con dos personajes de la novela y uno nuevo, y a ver si los identifican. Les daré hasta pistas: hay una bruja, un comerciante y un guerrero.  Si se ponen, además de los nombres igual sacan en qué escena del libro están inspirados. Pueden dejar sus apuestas en los comentarios aquí mismo o en facebook.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué les parece?

La semana que viene por fin cambiamos de tema. Hablaremos del prestigio (y no me refiero a la película).


El Arte de Iñaki Sendino

Esta semana vamos a dedicar un monográfico (lo digo como si fuera una revista de cien páginas…) a uno de los ilustradores que han participado en el libro del juego de rol: Iñaki Sendino, que se ha encargado de dibujar a los “representantes” de los distintos pueblos de los Seis Dedos y del Chan. Han sido siete dibujos, cada uno de ellos tomando diversas referencias para crear algo único, que se ajuste a la ambientación de Máscaras de Matar, apartándose de los “atajos” visuales que nos permiten, en estos casos, identificar la estética y la cultura de un pueblo de fantasía con los de uno existente en la realidad. Aquí se ha intentado que no sea el caso, y creo que Iñaki lo ha conseguido admirablemente. Incluso donde se ven rasgos claramente identificables, son piezas sueltas que dan un matiz, pero quedan integradas en un todo mayor, distinto, y con personalidad propia. La excepción, como siempre,  son los nómadas, pero incluso así hemos buscado darles u giro distinto, apartado del estándar turco-mongol, e Iñaki ha conseguido que el conjunto tenga carácter propio.

Gargal

Gargal

El primero es este gargal, que representa el lado más místico y erudito de esta cultura ancestral. La falda, la capucha, la pipa, nos muestran a un gargal meditabundo, con más profundidad que un matón armado; pero aún lleva espada y daga y el torso desnudo y pintado nos muestra que no estamos ante un erudito pusilánime, sino ante un sabio guerrero. Las plumas y la nariz ganchuda del cambuj apuntan a una sociedad de aves, pero es difícil de decir, lo que nos sirve para recordar que no todas las máscaras representan necesariamente animales, y no siempre son inmediatamente identificables.

Mujer Araña

Mujer Araña

Para representar a los armas Iñaki ha escogido a esta mujer araña. Puede ser montañesa, o un arma de ciudad; es difícil de decir por las ropas. Recordemos además que no todos los montañeses son mediarmas. Creo que representa perfectamente el carácter de los armas, avanzando serenamente, pero exudando peligro por los cuatro costados, con las armas desenvainadas, pero bajas, aguardando acontecimientos como una verdadera tarántula que espera sobre su tela para saltar sobre su víctima. Además de la máscara, esta vez muy naturalista, atentos a detalles como la hebilla del cinturón, la red emplomada que lleva a la cintura, o la que le ciñe el torso. El peinado y las ropas de retales le dan un aire salvaje, algo que no se debe descuidar ni siquiera en los armas de ciudad, y las piezas de armadura lacada evocan los segmentos quitinosos de la araña.

Hombre lobo mediarma

Hombre lobo mediarma

Aunque el hombre lobo más conocido es Corocota, un arma, existe también gente lobo mediarma, como él mismo menciona durante el ataque al pinar de Jabalaneté. Aquí vemos a un verdadero montañés, desnudo excepto por la piel del animal extendida sobre los hombros. Es claramente un guerrero y un cazador, acuclillado para seguir el rastro de una presa, ya sea humana o animal, con una expresión d determinación en los dientes apretados que casa perfectamente con el gesto feroz del lobo. Tanto su propia piel como la del animal están cubiertas de pinturas, una muestra más de que ambos son uno. Pero a pesar de su salvajismo montañés, va adornado con joyas, en forma de pulseras, ajorcas y adornos de hueso y metal en el cuello y los hombros, todo ello sin olvidar las piezas de armadura, aquí una hombrera y un brazal, típicas de los gorgotas. Hay que observar también su factura, algo más tosca que en los ejemplos anteriores, como es común en la artesanía mediarma.

Pandalume

Pandalume

Terminados los gorgotas, tenemos aquí a nuestro ejemplo de pandalume. Los pantalones anchos y estampados le dan un aire oriental, pero está claro que tiene identidad propia: el torso desnudo está cubierto solo por las pinturas blanquiazules propias de su pueblo, y por una abundancia de collares y alhajas que se derraman desde el cuello, a juego con las que decoran brazos, frente y cintura. El pelo trenzado, va teñido también de azul y blanco, y entre las manos sostiene la típica espada ondulada pandalulme, pues nada impide a las mujeres de este pueblo, que al fin y al cabo son las que lo gobiernan, tomar las armas del mismo modo que sus hijos y hermanos.

Nómada

Nómada

Habitante de las llanuras interminables del Chan, tenemos aquí a uno de los nómadas, falises, necas, truro o trocalumes, que aterrorizan a pueblos y caravanas desde Aspoulas al Ríorrío, y desde Biga al Puca Reca. De músculos pesados, lleva el típico calzón ancho y botas de montar, y aunque medio desnudo, se adorna con pieles, colmillos y cráneos de animales, tanto los de sus rebaños como sus presas de caza. Atención a la expresión severa y obstinada, la del jinete de las estepas endurecido por décadas de pasar calor y frío, de vientos cortantes y soles abrasadores que le curten la piel hasta convertirla en cuero. A diferencia de la mujer tarántula, el nómada avanza con determinación, el pesado sable de caballería en alto y el ceño fruncido. Él no espera acontecimientos: los provoca.

Caraloca

Caraloca

El último representante de un pueblo es este caraloca. Alto y enjuto, uno puede imaginárselo perfectamente acechando entre los robles y los castaños del Alto Norte, o manejando una canoa en el Oga o el Morega. La postura agresiva, dinámica, recuerda a las espectaculares danzas guerreras con las que a veces sorprenden a los viajeros del Alto Norte, y que sirven tanto para darse valor como para honrar a los espíritus de la guerra que despiertan los hechiceros. Hace honor al nombre de su pueblo al estar cubierto de pinturas multicolores, desde la frente a las rodillas, con motivos serpentinos que evocan los cultos ofídicos que profesan las tribus del norte. Los mismos colores cubren el manto estampado, tan típico de los caralocas, que aquí lleva echado sobre un hombro y sujeto por la armadura, y en el taparrabos. En el Alto Norte escasea el metal más aún que en los Seis Dedos, y por eso el caraloca lleva pocos adornos que no sean de hueso o piedra. Incluso su arma es una maza de madera erizada de cuchillas de pedernal.

Hombre león

Hombre león

Este hombre león es el segundo arma dibujado por Iñaki, para representar, no ya a un pueblo, sino a la autoridad de los armas en los Seis Dedos. Y qué mejor forma que con un guerrero blandiendo la maza, aparentemente imponiéndose por la pura fuerza bruta, pero en realidad con un bagaje que va mucho más allá de lo que se ve a simple vista. La maza no es una mera porra: su doble cabeza de león forrada de bronce dorado es un símbolo de autoridad, que sirve tanto de cetro, para mandar, como de maza, para castigar. Lleva media armadura sobre el lado derecho del cuerpo, sí, pero adornada con detalles intrincados y complejos que evocan la infinidad de reglas tácitas y distingos casi imperceptibles que permean la cultura arma, además de ser un testamento a la legendaria habilidad como artesanos de la gente león. La máscara y la melena convierten la cabeza del guerrero en un símbolo análogo a la maza. No es Gotafiera o Tucatuca, es un hombre león, un juez, que antes fue otra cosa, pero ahora ha sido elegido para gobernar a los armas y a cuantos viven bajo su hegemonía.

Hasta aquí la muestra del trabajo de Iñaki. Tengo que decir que ha sido un placer trabajar con él, que nunca se quejó cuando le decía que cambiara tal o cual cosa, y que siempre me mantuvo al tanto de los progresos, o si había un retraso, a qué se debía. Espero que les gusten tanto como a mí sus ilustraciones, y que podamos verlas en el producto final.

Aquí su tumblr y su blog.


Primeras Impresiones

Disculpen el juego de palabras, que es muy malo. Ya tengo, por primera vez,  impresa una versión completa del juego de rol de Máscaras de Matar, y utilizándola voy a darles unas primeras impresiones del contenido a través de algunas imágenes, para que se hagan una idea de en qué se están metiendo: no es lo mismo que yo les diga que son cuatrocientas páginas que ver el grosor del tomo.

Una cosa a tener en cuenta eso sí: esto no es la versión final, ni mucho menos la que se enviará a editorial. 

Esta es la impresión obligatoria que voy a presentar al registro de la propiedad intelectual, de manera que la he maquetado más o menos como me ha parecido, y con un mínimo de ilustraciones (que no hacían falta, pero me hacía ilusión verlas). El producto final pasará por las manos de la editorial que decidirá cómo se maqueta, si a una o dos columnas, dónde se colocan exactamente las ilustraciones y si se añaden más.

De momento, vamos a empezar… por el principio.

076

La portada lleva la bruja de Jonathan González, probablemente la primera ilustración dedicada que se hizo para el libro, y que creo que representa perfectamente el contenido: la cabeza en la mano, la máscara grotesca, la piedra y los árboles retorcidos, el cuerpo semidesnudo…

077

El título en la segunda columna de la página de la izquierda es “Resegra”. Eso es lo que pueden dar de si unas cuantas menciones aisladas en la novela: seis párrafos que describen la ciudad sagrada de los armas en el Carauce, su arquitectura, sus edificios principales y la imagen que se lleva el viajero de sus calles empedradas.

078

Aquí tenemos el inicio de la descripción de Minacota, presidida por una fantástica ilustración de Alberto Hernández que nos muestra el Riorrío, la Puerta del Oro y la Isla del Orói Marfil desde una perspectiva aérea espectacular.

079

El inevitable capítulo de historia, que no se llama así, nos cuenta el origen de los gorgotas, las guerras de la Máscara Real, la del Oga Pantera y los tiempos aciagos de la Senda Oculta. Aquí vemos la ilustración de Daniel Puerta con los hermanos Mutel forjando la nueva Real, al estilo de las tallas de madera nórdicas.

080

Como no podía ser menos, cada pueblo y cultura tiene su propia sección en la que se describen sus costumbres y modo de vida, y se da una gran cantidad de ganchos a los que agarrarse e hilos de los que tirar para crear historias, personajes y situaciones durante las partidas; historias y situaciones que sean exclusivas y distintivas de Máscaras de Matar, en lugar de tan genéricas que sirvan para cualquier otra ambientación. Aquí tenemos a los gargales, ilustrados por Jonathan González con Astaruga de la sociedad del Jabalí, su personaje de la partida de prueba cuyo resumen encontrarán en este mismo blog.

081

Otro capítulo dedicado a los pueblos. En este caso a los nómadas del Chan, toda esa masa confusa de sensis, falises, necas, alganóus, ancaveles, calisefom, truro y otros que hierve y hormiguea en las llanuras, abalanzándose como halcones sobre las caravanas comerciales, siempre hambrientos de saqueo, botín y gloria. La ilustración es de Iñaki Sendino; intentamos darle un aire más cosaco y más salvaje que los nómadas inspirados en los mongoles que son más comunes últimamente.

082

También hay reglas, por supuesto.  Como utilizamos el sistema Fate, con cada Habilidad va una serie de Proezas especiales que la modifican si el personaje las escoge; en total hay más de cien, y los medios para crear las tuyas propias si no te gusta ninguna o tienes una idea que a mi no se me haya ocurrido. Las O, C, A y D mayúscula son un problema de fuente. En el texto final irán los iconos Fate de Superar (Overcome), Crear una Ventaja, Atacar y Defender.

083084

085

¡Tablas! Personalmente no soy muy aficionado a las tablas, y cuando un libro de rol está lleno tiende a quitarme las ganas, pero reconozco que a veces son necesarias. Tenemos varias tablas resumen que explican, como aquí, las cuatro acciones y sus posibles resultados, qué Habilidades pueden utilizarse para qué acciones, y o cómo afectan los distintos Hitos al avance del personaje. También hay un bestiario bastante completo, que incluye no solo animales corrientes, sino también algunos monstruos, y una sección de equipo sobre la que ya hemos hablado. No solo hay armas, sino también equipo “civil”, y por supuesto algunas máscaras rituales.

086

No todo iban a ser ilustraciones y tablas. Aquí tienen una muestra de lo que da de sí un tema como el de la identidad frente a la máscara. Pretendo que el lector no se quede en lo superficial,  en el cambuj y la falcata,  sino que llegue a conocer y comprender la cultura gorgota o la pandalume, que sea capaz de interpretar a un habitante de los Seis Dedos, y no a un occidental del siglo XXI disfrazado.

091 092

Dos fotos para que vean la extensión del índice, y los capítulos. Excepto en pueblos y sociedades no tiene subepígrafes, que habrían hecho el índice muchísimo más largo. Baste decir que la mayoría de las secciones dentro de cada capítulo tienen entre tres párrafos y una página o dos, y que se discute de todo, desde lo que se come en el Carauce y en Lamperuga hasta el modo de hacer política del Ras y los misterios de las brujas y los talafurata.

093

Y otra donde se ve la proporción entre las dos partes del libro. La página de la izquierda es la última de la sección de trasfondo; la de la derecha, la primera de la parte de reglas. Diría que es más o menos mitad y mitad, puede que un poco más en la de reglas. Pero…

094

… pero si no nos ponemos estrictos, los tres últimos capítulos de reglas, que hablan de monstruos, magia y equipo, pueden ser considerados técnicamente como trasfondo a la vez que reglas, especialmente el de magia.

Sí, estas dos últimas se me ocurrió hacerlas más tarde.

Ustedes me dirán qué les parece esta visión muy preliminar del libro. ¿Les gusta cómo va quedando?

 

 


Progreso: Arte 2

Esta va a ser otra publicación corta, que sé que son las que más les gustan porque si no me pongo muy pesado. Vamos a volver a hablar del arte que se está preparando para acompañar a los textos del juego.

Ya conocen la obra de Daniel Puerta, Jonathan González y Leonardo Molina. Ahora vamos a ver los trabajos de otros cinco artistas que están participando en este proyecto. Lo que sigue, con alguna excepción,  son solamente bocetos, desde luego. Para el arte final tendrán que esperar a que salga el libro:

Alejandra de Cárcer va a ocuparse de algunas máscaras y de los sellos, que tan importantes son en la cultura gorgota. Atención al cartucho o cenefa, en cuyo centro irán los distintos sellos:

Máscara tradicional altacopa

Máscara tradicional altacopa

 

Sello de Arbitraje

Sello de Arbitraje

Juan Cristóbal Acosta nos ha hecho un cazador de cabezas recostado en un árbol, esperando pacientemente a su presa como una serpiente pitón:

Bocetos Cazador de Cabezas

Bocetos Cazador de Cabezas

Boceto Cazador de Cabezas

Boceto Cazador de Cabezas

Iñaki Sendino se va a ocupar de las imágenes representativas de cada pueblo:

Boceto de mujer araña

Boceto de mujer araña

Gargal

Gargal

Boceto Pandalume

Boceto Pandalume

Boceto Pandalume

Boceto Pandalume

 

Charlotte de Prentice se está encargando de varios elementos decorativos para distintas secciones. Los elegidos para el libro no están aquí, pero estos son una muestra del estilo:

Máscara de Jabalí

Máscara de Jabalí

Escudo y calaveras

Escudo y calaveras

Lobo

Lobo

 

Y finalmente, pero no por ello menos importante, Aythami Cruz nos ha dejado este espectacular señor de la guerra montañés con sus trofeos y su bailarina:

Caudillo Montañés

Caudillo Montañés

Ellos no son los únicos que están trabajando, y esto es solo una muestra de todo lo que se ha hecho. En una próxima entrega veremos a los demás.


Música para Inspirar y Ambientar

La música siempre ha desempeñado un papel importante en los juegos de rol. Si pensamos en una partida como una serie o una película, y en una sesión como un capítulo, es fácil de comprender que tener un fondo musical ayuda a concentrarse y entrar en ambiente, a dar el tono adecuado a las escenas, e incluso a identificar a personajes concretos. Un truco habitual es, por ejemplo, asociar una canción a un lugar, o un personaje determinado, de manera que cuando suene, incluso si no está presente directamente, los jugadores asocien lo que está ocurriendo con ese personaje, cual perro de Pavlov.

Por ese mismo motivo, y como todo, la música que utilicemos tiene que ser adecuada a la ambientación de la partida. Ayer me quejaba por Twitter de que he estado echando un vistazo en foros de rol, y nueve de cada diez veces, cuando alguien pide música de inspiración para una partida, sea del género que sea, al menos una persona le recomienda heavy metal, generalmente del más duro posible, del que no se entiende nada más que un gruñido continuado. Que tendrá su momento, su lugar y sus aficionados, pero coincidirán conmigo en que no es el fondo musical más adecuado para una partida ambientada en La Comarca, en la antigua Roma o en la USS Enterprise.

No es necesario, desde luego, que la música que usemos se limite al estilo y los instrumentos que se utilizarían en la época. Si fuera así, las bandas sonoras de las películas serían muy distintas, y muy aburridas. Pero sí que transmita un tono y un ambiente que nos ayuden a meternos en el mundo en el que jugamos y en la escena concreta, aunque utilice una orquesta con instrumentos modernos.

Lo mejor sería, eso sí, que fuera música puramente instrumental, o al menos con la letra en un idioma que los jugadores no comprendan, para evitar distracciones. En la partida de Máscaras de Matar que hicimos para probar el sistema utilicé, por ejemplo, música armenia, kurda y georgiana. Las tres son regiones montañosas con culturas marciales y un ambiente que puede evocar el de los Seis Dedos, y sobre todo, ninguno de mis jugadores hablaba ninguna de esas tres lenguas.

Si se van a usar músicas populares de este tipo, recomiendo echar un vistazo al folclore de Oriente Medio, Marruecos, Europa Oriental y la India, que aportan a la vez elementos exóticos y otros más familiares para el público occidental, de forma similar a las culturas de los Seis Dedos. También sirven, por supuesto, las bandas sonoras de películas y series. Roma se me viene a la mente precisamente porque cumple las características que acabo de mencionar, pero hay muchas otras. 

Últimamente, echando un vistazo para recomendar músicas ambientales en el apartado correspondiente del juego, he descubierto unos cuantos grupos españoles que utilizan instrumentos tradicionales y conceptos iberos y celtas, algo que viene muy bien para Máscaras de Matar. Éstos son algunos de ellos: 

Árnica tiene pocas canciones instrumentales, y además la letra suele oírse bastante bien, por lo que igual es mejor usarla como introducción, más que para música ambiental. Pero tanto los ritmos como los instrumentos son, quizá, los más adecuados. Los conocí a través de la página en Facebook de Iberia Pagana, recomendada: 

Otro grupo similar es Keltika Hispanna, que sí tiene algunas instrumentales: 

Y finalmente, no me digan que esto no es una de esas “canciones de muerte, lentas y melancólicas” de los pandalumes. El grupo es Sangre de Muérdago: 


Progreso: Arte

Esta semana voy a hablar poco. Vamos a ver los progresos que se están haciendo en el libro,  pero nos vamos a centrar sobre todo en el espectacular arte que están produciendo los ilustradores que participan en el proyecto. Vamos a ver ejemplos de la obra de tres, pero hay alrededor de otra media docena trabajando, y trabajando muy bien.

En cuanto al texto en sí, ya está en proceso de revisión, y relativamente avanzado. Alrededor de una cuarta parte del libro está ya listo, y cada día avanzo un poco más. En breve, espero, podrá enviarse a editorial para ver si pasa los filtros pertinentes y se publica. La revisión ha sido sobre todo en temas de estilo, y eliminar alguna cosa que sobraba, reliquias de ideas que rechacé, pero no eliminé del todo en la primera pasada. Pero también me ha permitido leer el texto como si no fuera mío, algo importantísimo en los apartados de reglas y ejemplos: si yo mismo no entendía lo que había querido decir la primera vez, es que algo fallaba. No solo he reescrito secciones, sino también incluido algún ejemplo cuando parecía apropiado, aclarado ciertos puntos, y en alguna ocasión incluso añadido opciones nuevas que no se me habían ocurrido la primera vez.

Sin más, pasamos a ver una muestra del arte de Máscaras de Matar:

Astaruga, escriba gargal, por Jonathan González

Astaruga, escriba gargal, por Jonathan González

 

MdM_Artam_web

Artam, ídolo montañés, por Daniel Puerta

 

Hombre oso montañés (boceto), por Leonardo Molina

Hombre oso montañés (boceto), por Leonardo Molina

 

Como decía, hay muchos más de donde vinieron estos, y todos realmente buenos.